Hispanos y otros grupos minoritarios no son incluidos en estudios genéticos

Diapositiva presentada por el científico chino He Jiankui mientras defiende su trabajo en la II cumbre internacional sobre Edición del Genoma Humano en la Universidad de Hong Kong (China), el 28 de noviembre de 2018. EFE/Archivo

Chicago (IL), 19 jun (EFEUSA).- Los estudios sobre el genoma humano deben incluir de manera equitativa a los hispanos y otras poblaciones minoritarias para ser más precisos y beneficiar a todos con los avances de la medicina de precisión, señala un estudio publicado este miércoles por la revista científica «Nature».

El estudio sobre variedad genética, que fue realizado por un equipo de investigadores de instituciones de todos los Estados Unidos, incluyendo a la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill (UNC), descubrió 65 variaciones genéticas en poblaciones minoritarias que no han sido estudiadas adecuadamente.

Este descubrimiento podría conducir a una mejora de la medicina de precisión en esos grupos, hasta ahora no contemplados, y reducir las disparidades existentes en las enfermedades crónicas que afectan a grupos raciales y étnicos, señala.

Hasta ahora, la medicina de precisión, que permite a los médicos seleccionar los tratamientos más efectivos para proteger la salud de sus pacientes o tratar sus enfermedades se ha centrado en estudios genéticos realizados preferentemente a blancos, descendientes de europeos, señala el estudio.

La profesora Kari North, del departamento de Epidemiología de la UNC, y coautora del estudio junto con la profesora asistente Misa Graff, señaló en un comunicado de la universidad que un paso importante en la medicina genética es determinar con exactitud cuán a menudo se producen variantes genéticas en las personas sanas.

«Pero en la mayoría de nuestros bancos de datos la población general estudiada es compuesta por descendientes de europeos, no minorías, por lo que tenemos que incluir poblaciones diversas para no seguir cometiendo errores», agregó.

El estudio analizó los fenotipos de casi 50.000 individuos no europeos, identificó 65 asociaciones nuevas y replicó 1.400 asociaciones entre genes y enfermedades, destacando la necesidad de una inclusión equitativa de poblaciones diversas en la investigación genética.

«Este es un tema de salud pública extremadamente importante», declaró Graff, para quien es necesario asegurarse de que las poblaciones más afectadas por enfermedades «no sean pasadas por alto en los estudios genómicos, porque no podemos permitir que empeoren las disparidades».

El comunicado de la UNC cita información del Departamento de Salud y Servicios Humanos del Gobierno federal, según la cual las poblaciones minoritarias son afectadas, de manera desproporcionada, por enfermedades cardiovasculares, hipertensión, diabetes y cáncer, además de ser propensos a la obesidad.

«Es clave entender los genes de esas poblaciones para prevenir enfermedades y diseñar medicamentos que ataquen los problemas y mejoren su calidad de vida», concluyó Graff.