Ministro achaca a «Gobiernos anteriores» el recorte en la educación de Brasil

Manifestantes se toman este miércoles la avenida Paulista en Sao Paulo (Brasil) para protestar contra los recortes en la educación pública anunciados por el presidente brasileño, Jair Bolsonaro, además de demostrar su descontento por otras políticas de Gobierno como la reforma al sistema de pensiones. EFE

Brasilia, 15 may (EFE).- El ministro de Educación de Brasil, Abraham Weintraub, responsabilizó este miércoles a los «Gobiernos anteriores» por la decisión que congeló un 30 % del gasto en las universidades, contra lo que han protestado miles de estudiantes.

Weintraub compareció ante el pleno de la Cámara de Diputados, que la víspera le convocó para explicar el recorte en el gasto en las universidades públicas, al mismo tiempo que las calles de decenas de ciudades eran tomadas por estudiantes y profesores, en el marco de una huelga nacional de las instituciones de educación superior.

En una acalorada sesión, en la que la oposición pidió a gritos su renuncia, el ministro intentó explicar la decisión de congelar los gastos con la crítica situación de la economía nacional, que atribuyó a «Gobiernos anteriores» que «dejaron al país casi en quiebra».

«El presupuesto de este año fue hecho por el Gobierno de Michel Temer», declaró Weintraub en relación al antecesor del presidente Jair Bolsonaro, quien asumió el poder el pasado 1 de enero.

También argumentó que, por la parálisis que vive la economía, a su juicio también consecuencia de los «Gobiernos anteriores», la recaudación fiscal ha caído durante el primer trimestre de este año, lo que ha obligado al Ministerio de Economía a reducir o congelar el gasto en todos los ministerios.

Según Weintraub, «la falta de certeza fiscal», generada por un crónico déficit en las cuentas públicas, solamente será superada una vez que el Parlamento apruebe una impopular reforma del sistema de jubilaciones propuesta por el Gobierno de Bolsonaro.

Durante la sesión, el ministro escuchó palabras muy duras de los diputados opositores, sobre todo después de que Bolsonaro, en una visita privada a Estados Unidos, dijo a periodistas brasileños que muchos de los estudiantes que salieron a protestar son unos «idiotas útiles» y «unos imbéciles que no saben ni la fórmula del agua».

El diputado Paulo Pimenta, del Partido de los Trabajadores (PT), fue uno de los más incisivos y protestó enérgicamente por esos calificativos, para afirmar que tanto el Gobierno de Bolsonaro como el propio ministro Weintraub «tienen vergüenza del pueblo brasileño y avergüenzan al pueblo brasileño».

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion