Carlos Sainz desvela en 'El Hormiguero' el momento en el que se confundió de Ferrari: "Volví de cenar con uno que no era mío"

El piloto de Fórmula 1 Carlos Sainz visitó en la noche de este lunes ‘El Hormiguero’, el programa de entretenimiento dirigido por Pablo Motos al que regresó —tras una visita junto a su padre en 2021— en plena ola de rumores tras anunciar su salida de Ferrari. El madrileño habló de su paso por la famosa escudería italiana y desveló una curiosa anécdota con uno de los lujosos vehículos que no dejó inverosímil a nadie.

Pablo Motos le preguntó a Sainz sobre su situación en la escudería después de que anunciaran su salida para ‘hacer hueco’ al fichaje de Lewis Hamilton, una situación nada agradable para él: «No te lo tomas bien, a nadie le gusta que le dejen y me sentó mal. Venía de hacer años muy buenos, pero ha habido un siete veces campeón mundial que quería venir y le han hecho hueco, me lo tomo con filosofía, lo veo como una oportunidad a futuro, sigo queriendo ser campeón del mundo…», reflexionó.

El presentador también puso a Sainz Jr. en un aprieto al preguntarle por su relación con un equipo que en muchas ocasiones parece favorecer más a su compañero, Charles Leclrec. Carlos, sin embargo, dio una respuesta muy diplomática y elegante.

«El trato ha sido equivalente a mí y a Leclerc. Siempre hay momentos de tensión en los que piensas que me podrían haber echado una mano, es alta competición, pasas página y te olvidas. Además, mi compañero y yo somos amigos fuera de la pista», respondió sincero.

Sainz también fue preguntado por su futuro, todavía no anunciado por el madrileño: «La decisión la voy a tomar muy pronto, quiero quitármelo de encima. Pero ahora tengo un coche que me permite ganar alguna carrera y me prefiero pensar en ello. Hay varias escuderías, todos los que no han firmado a sus pilotos me tienen en su lista», resolvió sobre su inminente decisión.

Terminadas ya todas las preguntas comprometidas, Pablo Motos le preguntó por una anécdota curiosa relacionada con los Ferraris que le dan en cada ciudad en la que compite que incluso llegó a molestar a Sainz. «Quién te habrá contado eso, no es algo que me guste», llegó a opinar antes de contar con todo tipo de detalles lo ocurrido.

«Tengo un Ferrari a mi disposición en cada ciudad, cuando aterrizo me lo dan y el modelo cambia cada semana», explicó el piloto antes de ahondar en la situación. «Salí a cenar en Miami, volví al hotel y… a la mañana siguiente cuando pido el Ferrari al aparcacoches del hotel veo que el Ferrari que me traen no es el que yo creía que era», aseguró ante un perplejo Pablo Motos que estalló en una carcajada al escuchar la resolución del misterio.

Era de un jefazo de Ferrari

«Soy muy despistado. Volví de un restaurante con un Ferrari que no era el mío, era el del jefazo del equipo Ferrari, nos los intercambiamos y cada uno se lo llevó a su hotel», zanjó en una noche en la que disfrutó con los experimentos de Marron y un juego exclusivo creado para él por las hormigas Trancas y Barrancas.

Carlos Sainz desvela en 'El Hormiguero' el momento en el que se confundió de Ferrari: "Volví de cenar con uno que no era mío"

El piloto de Fórmula 1 Carlos Sainz visitó en la noche de este lunes 'El Hormiguero', el programa de entretenimiento dirigido por Pablo Motos al que regresó —tras una visita junto a su padre en 2021— en plena ola de rumores tras anunciar su salida de Ferrari. El madrileño habló de su paso por la famosa escudería italiana y desveló una curiosa anécdota con uno de los lujosos vehículos que no dejó inverosímil a nadie.

Pablo Motos le preguntó a Sainz sobre su situación en la escudería después de que anunciaran su salida para 'hacer hueco' al fichaje de Lewis Hamilton, una situación nada agradable para él: "No te lo tomas bien, a nadie le gusta que le dejen y me sentó mal. Venía de hacer años muy buenos, pero ha habido un siete veces campeón mundial que quería venir y le han hecho hueco, me lo tomo con filosofía, lo veo como una oportunidad a futuro, sigo queriendo ser campeón del mundo...", reflexionó.

El presentador también puso a Sainz Jr. en un aprieto al preguntarle por su relación con un equipo que en muchas ocasiones parece favorecer más a su compañero, Charles Leclrec. Carlos, sin embargo, dio una respuesta muy diplomática y elegante.

"El trato ha sido equivalente a mí y a Leclerc. Siempre hay momentos de tensión en los que piensas que me podrían haber echado una mano, es alta competición, pasas página y te olvidas. Además, mi compañero y yo somos amigos fuera de la pista", respondió sincero.

Sainz también fue preguntado por su futuro, todavía no anunciado por el madrileño: "La decisión la voy a tomar muy pronto, quiero quitármelo de encima. Pero ahora tengo un coche que me permite ganar alguna carrera y me prefiero pensar en ello. Hay varias escuderías, todos los que no han firmado a sus pilotos me tienen en su lista", resolvió sobre su inminente decisión.

Terminadas ya todas las preguntas comprometidas, Pablo Motos le preguntó por una anécdota curiosa relacionada con los Ferraris que le dan en cada ciudad en la que compite que incluso llegó a molestar a Sainz. "Quién te habrá contado eso, no es algo que me guste", llegó a opinar antes de contar con todo tipo de detalles lo ocurrido.

"Tengo un Ferrari a mi disposición en cada ciudad, cuando aterrizo me lo dan y el modelo cambia cada semana", explicó el piloto antes de ahondar en la situación. "Salí a cenar en Miami, volví al hotel y... a la mañana siguiente cuando pido el Ferrari al aparcacoches del hotel veo que el Ferrari que me traen no es el que yo creía que era", aseguró ante un perplejo Pablo Motos que estalló en una carcajada al escuchar la resolución del misterio.

Era de un jefazo de Ferrari

"Soy muy despistado. Volví de un restaurante con un Ferrari que no era el mío, era el del jefazo del equipo Ferrari, nos los intercambiamos y cada uno se lo llevó a su hotel", zanjó en una noche en la que disfrutó con los experimentos de Marron y un juego exclusivo creado para él por las hormigas Trancas y Barrancas.

El piloto de Fórmula 1 Carlos Sainz visitó en la noche de este lunes ‘El Hormiguero’, el programa de entretenimiento dirigido por Pablo Motos al que regresó —tras una visita junto a su padre en 2021— en plena ola de rumores tras anunciar su salida de Ferrari. El madrileño habló de su paso por la famosa escudería italiana y desveló una curiosa anécdota con uno de los lujosos vehículos que no dejó inverosímil a nadie.

Pablo Motos le preguntó a Sainz sobre su situación en la escudería después de que anunciaran su salida para ‘hacer hueco’ al fichaje de Lewis Hamilton, una situación nada agradable para él: «No te lo tomas bien, a nadie le gusta que le dejen y me sentó mal. Venía de hacer años muy buenos, pero ha habido un siete veces campeón mundial que quería venir y le han hecho hueco, me lo tomo con filosofía, lo veo como una oportunidad a futuro, sigo queriendo ser campeón del mundo…», reflexionó.

El presentador también puso a Sainz Jr. en un aprieto al preguntarle por su relación con un equipo que en muchas ocasiones parece favorecer más a su compañero, Charles Leclrec. Carlos, sin embargo, dio una respuesta muy diplomática y elegante.

«El trato ha sido equivalente a mí y a Leclerc. Siempre hay momentos de tensión en los que piensas que me podrían haber echado una mano, es alta competición, pasas página y te olvidas. Además, mi compañero y yo somos amigos fuera de la pista», respondió sincero.

Sainz también fue preguntado por su futuro, todavía no anunciado por el madrileño: «La decisión la voy a tomar muy pronto, quiero quitármelo de encima. Pero ahora tengo un coche que me permite ganar alguna carrera y me prefiero pensar en ello. Hay varias escuderías, todos los que no han firmado a sus pilotos me tienen en su lista», resolvió sobre su inminente decisión.

Terminadas ya todas las preguntas comprometidas, Pablo Motos le preguntó por una anécdota curiosa relacionada con los Ferraris que le dan en cada ciudad en la que compite que incluso llegó a molestar a Sainz. «Quién te habrá contado eso, no es algo que me guste», llegó a opinar antes de contar con todo tipo de detalles lo ocurrido.

«Tengo un Ferrari a mi disposición en cada ciudad, cuando aterrizo me lo dan y el modelo cambia cada semana», explicó el piloto antes de ahondar en la situación. «Salí a cenar en Miami, volví al hotel y… a la mañana siguiente cuando pido el Ferrari al aparcacoches del hotel veo que el Ferrari que me traen no es el que yo creía que era», aseguró ante un perplejo Pablo Motos que estalló en una carcajada al escuchar la resolución del misterio.

Era de un jefazo de Ferrari

«Soy muy despistado. Volví de un restaurante con un Ferrari que no era el mío, era el del jefazo del equipo Ferrari, nos los intercambiamos y cada uno se lo llevó a su hotel», zanjó en una noche en la que disfrutó con los experimentos de Marron y un juego exclusivo creado para él por las hormigas Trancas y Barrancas.