El exfutbolista Javi de Pedro, a prisión por violencia de género

El exfutbolista Javier de Pedro fue detenido este martes en su lugar de trabajo, una conocida sidrería de Guipúzcoa, e internó en la prisión de Martutene donde cumplirá una condena de nueve meses por violencia de género tras estar en busca y captura.

El exjugador, de 50 años, tiene una sentencia firme por maltrato a una mujer. A raíz de la orden de busca y captura emitida por el juzgado de San Sebastián, la Ertzaintza estaba detrás de él, pero De Pedro cambió en varias ocasiones de domicilio para evitar ser detenido.

Justo hace unos días se presentó otra denuncia contra él por maltrato. Otra mujer asegura que el exfutbolista la agredió y provocó una rotura del cúbito y del radio de un brazo que le ha obligado a pasar por quirófano.

Por imposición del juzgado de San Sebastián, Javier de Pedro no podrá acercarse a su víctima a menos de 300 metros ni a su domicilio, lugar de trabajo u otro lugar durante un año y cuatro meses.

Este es un nuevo problema judicial más para el exjugador de la Real Sociedad. Ya hace 15 años fue pillado conduciendo «presuntamente ebrio» con el carnet retirado, motivos por los que se pidió prisión para él.

La Ertzaintza afirmó que De Pedro «tenía manifiestos síntomas de hallarse bajo la influencia de la ingesta de alcohol, con ojos enrojecidos y brillantes», además de «un estado eufórico y agresivo».

Se sometió a la prueba de alcoholemia y dio positivo con un resultado de 0.74 miligramos de alcohol por litro de aire respirado. Un cuarto de hora después aumentó a 0.76 miligramos. Entonces, la Fiscalía lo consideró un delito contra la seguridad vial.

El exfutbolista Javi de Pedro, a prisión por violencia de género

El exfutbolista Javier de Pedro fue detenido este martes en su lugar de trabajo, una conocida sidrería de Guipúzcoa, e internó en la prisión de Martutene donde cumplirá una condena de nueve meses por violencia de género tras estar en busca y captura.

El exjugador, de 50 años, tiene una sentencia firme por maltrato a una mujer. A raíz de la orden de busca y captura emitida por el juzgado de San Sebastián, la Ertzaintza estaba detrás de él, pero De Pedro cambió en varias ocasiones de domicilio para evitar ser detenido.

Justo hace unos días se presentó otra denuncia contra él por maltrato. Otra mujer asegura que el exfutbolista la agredió y provocó una rotura del cúbito y del radio de un brazo que le ha obligado a pasar por quirófano.

Por imposición del juzgado de San Sebastián, Javier de Pedro no podrá acercarse a su víctima a menos de 300 metros ni a su domicilio, lugar de trabajo u otro lugar durante un año y cuatro meses.

Este es un nuevo problema judicial más para el exjugador de la Real Sociedad. Ya hace 15 años fue pillado conduciendo "presuntamente ebrio" con el carnet retirado, motivos por los que se pidió prisión para él.

La Ertzaintza afirmó que De Pedro "tenía manifiestos síntomas de hallarse bajo la influencia de la ingesta de alcohol, con ojos enrojecidos y brillantes", además de "un estado eufórico y agresivo".

Se sometió a la prueba de alcoholemia y dio positivo con un resultado de 0.74 miligramos de alcohol por litro de aire respirado. Un cuarto de hora después aumentó a 0.76 miligramos. Entonces, la Fiscalía lo consideró un delito contra la seguridad vial.

El exfutbolista Javier de Pedro fue detenido este martes en su lugar de trabajo, una conocida sidrería de Guipúzcoa, e internó en la prisión de Martutene donde cumplirá una condena de nueve meses por violencia de género tras estar en busca y captura.

El exjugador, de 50 años, tiene una sentencia firme por maltrato a una mujer. A raíz de la orden de busca y captura emitida por el juzgado de San Sebastián, la Ertzaintza estaba detrás de él, pero De Pedro cambió en varias ocasiones de domicilio para evitar ser detenido.

Justo hace unos días se presentó otra denuncia contra él por maltrato. Otra mujer asegura que el exfutbolista la agredió y provocó una rotura del cúbito y del radio de un brazo que le ha obligado a pasar por quirófano.

Por imposición del juzgado de San Sebastián, Javier de Pedro no podrá acercarse a su víctima a menos de 300 metros ni a su domicilio, lugar de trabajo u otro lugar durante un año y cuatro meses.

Este es un nuevo problema judicial más para el exjugador de la Real Sociedad. Ya hace 15 años fue pillado conduciendo «presuntamente ebrio» con el carnet retirado, motivos por los que se pidió prisión para él.

La Ertzaintza afirmó que De Pedro «tenía manifiestos síntomas de hallarse bajo la influencia de la ingesta de alcohol, con ojos enrojecidos y brillantes», además de «un estado eufórico y agresivo».

Se sometió a la prueba de alcoholemia y dio positivo con un resultado de 0.74 miligramos de alcohol por litro de aire respirado. Un cuarto de hora después aumentó a 0.76 miligramos. Entonces, la Fiscalía lo consideró un delito contra la seguridad vial.