La ley de Murphy se instala en UFC: Chimaev no peleará con Whittaker

Si algo va mal, siempre es susceptible de ir a peor. Esta es la máxima que parece haberse instalado en UFC. Y es que, si hace pocas horas nos enteramos de que se suspende la pelea entre Conor McGregor y Michael Chandler, que debía ser la pelea estelar de UFC 303, ahora es la de Khamzat Chimaev contra Robert Whittaker la que se cae.

Este combate debía ser la pelea principal de UFC Arabia Saudí, que se celebrará el próximo 22 de junio, pero no podrá ser. Ni UFC ni el propio luchador checheno han dado muchos detalles pero parece que Chimaev tiene serios problemas de salud. De esta forma, Dana White ha confirmado que su estado es “grave” y “preocupante”. Su compañero, Mukhammad Eskirkhanov, ha subido una foto en redes donde supuestamente se puede ver al artista marcial en la cama de un hospital. Chimaev contrajo COVID en 2020 y estuvo cerca de costarle la vida. No se sabe si este episodio puede estar conectado.

Dadas estas circunstancias, UFC ha decidido reemplazar al luchador por Ikram Aliskerov, un luchador daguestaní que lleva un imponente récord de 15-1. La única vez que Aliskerov perdió fue, curiosamente, frente a Chimaev. Fue en la promotora Brave en 2019.

Chimaev es muy conocido por sus posiciones políticas, a veces muy cercanas a figuras tan controvertidas como Ramzan Kadyrov, presidente de la República de Chechenia y persona relativamente cercana a Vladimir Putin. Chimaev y Kadirov han sido vistos juntos en varias ocasiones y, de hecho, el luchador de UFC ha entrenado con sus hijos.

La ley de Murphy se instala en UFC: Chimaev no peleará con Whittaker

Si algo va mal, siempre es susceptible de ir a peor. Esta es la máxima que parece haberse instalado en UFC. Y es que, si hace pocas horas nos enteramos de que se suspende la pelea entre Conor McGregor y Michael Chandler, que debía ser la pelea estelar de UFC 303, ahora es la de Khamzat Chimaev contra Robert Whittaker la que se cae.

Este combate debía ser la pelea principal de UFC Arabia Saudí, que se celebrará el próximo 22 de junio, pero no podrá ser. Ni UFC ni el propio luchador checheno han dado muchos detalles pero parece que Chimaev tiene serios problemas de salud. De esta forma, Dana White ha confirmado que su estado es “grave” y “preocupante”. Su compañero, Mukhammad Eskirkhanov, ha subido una foto en redes donde supuestamente se puede ver al artista marcial en la cama de un hospital. Chimaev contrajo COVID en 2020 y estuvo cerca de costarle la vida. No se sabe si este episodio puede estar conectado.

Dadas estas circunstancias, UFC ha decidido reemplazar al luchador por Ikram Aliskerov, un luchador daguestaní que lleva un imponente récord de 15-1. La única vez que Aliskerov perdió fue, curiosamente, frente a Chimaev. Fue en la promotora Brave en 2019.

Chimaev es muy conocido por sus posiciones políticas, a veces muy cercanas a figuras tan controvertidas como Ramzan Kadyrov, presidente de la República de Chechenia y persona relativamente cercana a Vladimir Putin. Chimaev y Kadirov han sido vistos juntos en varias ocasiones y, de hecho, el luchador de UFC ha entrenado con sus hijos.

Si algo va mal, siempre es susceptible de ir a peor. Esta es la máxima que parece haberse instalado en UFC. Y es que, si hace pocas horas nos enteramos de que se suspende la pelea entre Conor McGregor y Michael Chandler, que debía ser la pelea estelar de UFC 303, ahora es la de Khamzat Chimaev contra Robert Whittaker la que se cae.

Este combate debía ser la pelea principal de UFC Arabia Saudí, que se celebrará el próximo 22 de junio, pero no podrá ser. Ni UFC ni el propio luchador checheno han dado muchos detalles pero parece que Chimaev tiene serios problemas de salud. De esta forma, Dana White ha confirmado que su estado es “grave” y “preocupante”. Su compañero, Mukhammad Eskirkhanov, ha subido una foto en redes donde supuestamente se puede ver al artista marcial en la cama de un hospital. Chimaev contrajo COVID en 2020 y estuvo cerca de costarle la vida. No se sabe si este episodio puede estar conectado.

Dadas estas circunstancias, UFC ha decidido reemplazar al luchador por Ikram Aliskerov, un luchador daguestaní que lleva un imponente récord de 15-1. La única vez que Aliskerov perdió fue, curiosamente, frente a Chimaev. Fue en la promotora Brave en 2019.

Chimaev es muy conocido por sus posiciones políticas, a veces muy cercanas a figuras tan controvertidas como Ramzan Kadyrov, presidente de la República de Chechenia y persona relativamente cercana a Vladimir Putin. Chimaev y Kadirov han sido vistos juntos en varias ocasiones y, de hecho, el luchador de UFC ha entrenado con sus hijos.