Los detalles de la celebración del Real Madrid: los abrazos de Kroos, la emoción de Nacho y el "hemos sido vagos" de Ancelotti

Fue terminar el partido y comenzar la celebración de la Decimoquinta Copa de Europa del Real Madrid, que ganaba su novena final consecutiva. La fiesta estuvo plagada de momentos inolvidables que las cámaras pudieron captar: pequeñas historias que merecen ser contadas.

Las lágrimas de Nacho. El alcalaíno, capitán del Real Madrid, no pudo evitar emocionarse cuando recordó toda su trayectoria y que, por fin, iba a levantar él la Copa de Europa: «Es un momento muy emocionante para mi, por todo lo que me ha costado llegar aquí». El capitán, eso sí, evitó declarar sus intenciones para el próximo curso: «No es el momento».

Todos con Kroos. Se fue diez minutos antes del partido celebrando el título con una pasión poco vista en él. Era su último partido con el Real Madrid y tocaba desatarse un poco. Todos los jugadores fueron a saludarlo, emocionados, y su abrazo con Ancelotti fue de los que se recuerdan.

«Hemos sigo vagos». Ancelotti no se anduvo con rodeos al término del partido. «En la primera parte hemos sido un poco vagos, pero luego hemos mejorado mucho, Ha sido muy emocionante».

Vinícius desatado. El brasileño celebró su tanto, el que sentenciaba el partido, como loco y luego se fundió con la grada cuando acabó el partido. Había ganado la Champions y, quien sabe, el Balón de Oro.

El beso de Ancelotti. El técnico italiano se fundió en un llamativo beso con su esposa cuando acabó el partido. Estaba radiante y después fue manteado por toda su plantilla.

La celebración del talismán. Jeremy de León, jugador del filial, no podía jugar al no estar inscrito pero se ha convertido en un habitual de los viajes. Ya le llaman el talismán y, durante la celebración, la plantilla fue especialmente cariñosa con él.

Los detalles de la celebración del Real Madrid: los abrazos de Kroos, la emoción de Nacho y el "hemos sido vagos" de Ancelotti

Fue terminar el partido y comenzar la celebración de la Decimoquinta Copa de Europa del Real Madrid, que ganaba su novena final consecutiva. La fiesta estuvo plagada de momentos inolvidables que las cámaras pudieron captar: pequeñas historias que merecen ser contadas.

Las lágrimas de Nacho. El alcalaíno, capitán del Real Madrid, no pudo evitar emocionarse cuando recordó toda su trayectoria y que, por fin, iba a levantar él la Copa de Europa: "Es un momento muy emocionante para mi, por todo lo que me ha costado llegar aquí". El capitán, eso sí, evitó declarar sus intenciones para el próximo curso: "No es el momento".

Todos con Kroos. Se fue diez minutos antes del partido celebrando el título con una pasión poco vista en él. Era su último partido con el Real Madrid y tocaba desatarse un poco. Todos los jugadores fueron a saludarlo, emocionados, y su abrazo con Ancelotti fue de los que se recuerdan.

"Hemos sigo vagos". Ancelotti no se anduvo con rodeos al término del partido. "En la primera parte hemos sido un poco vagos, pero luego hemos mejorado mucho, Ha sido muy emocionante".

Vinícius desatado. El brasileño celebró su tanto, el que sentenciaba el partido, como loco y luego se fundió con la grada cuando acabó el partido. Había ganado la Champions y, quien sabe, el Balón de Oro.

El beso de Ancelotti. El técnico italiano se fundió en un llamativo beso con su esposa cuando acabó el partido. Estaba radiante y después fue manteado por toda su plantilla.

La celebración del talismán. Jeremy de León, jugador del filial, no podía jugar al no estar inscrito pero se ha convertido en un habitual de los viajes. Ya le llaman el talismán y, durante la celebración, la plantilla fue especialmente cariñosa con él.

Fue terminar el partido y comenzar la celebración de la Decimoquinta Copa de Europa del Real Madrid, que ganaba su novena final consecutiva. La fiesta estuvo plagada de momentos inolvidables que las cámaras pudieron captar: pequeñas historias que merecen ser contadas.

Las lágrimas de Nacho. El alcalaíno, capitán del Real Madrid, no pudo evitar emocionarse cuando recordó toda su trayectoria y que, por fin, iba a levantar él la Copa de Europa: «Es un momento muy emocionante para mi, por todo lo que me ha costado llegar aquí». El capitán, eso sí, evitó declarar sus intenciones para el próximo curso: «No es el momento».

Todos con Kroos. Se fue diez minutos antes del partido celebrando el título con una pasión poco vista en él. Era su último partido con el Real Madrid y tocaba desatarse un poco. Todos los jugadores fueron a saludarlo, emocionados, y su abrazo con Ancelotti fue de los que se recuerdan.

«Hemos sigo vagos». Ancelotti no se anduvo con rodeos al término del partido. «En la primera parte hemos sido un poco vagos, pero luego hemos mejorado mucho, Ha sido muy emocionante».

Vinícius desatado. El brasileño celebró su tanto, el que sentenciaba el partido, como loco y luego se fundió con la grada cuando acabó el partido. Había ganado la Champions y, quien sabe, el Balón de Oro.

El beso de Ancelotti. El técnico italiano se fundió en un llamativo beso con su esposa cuando acabó el partido. Estaba radiante y después fue manteado por toda su plantilla.

La celebración del talismán. Jeremy de León, jugador del filial, no podía jugar al no estar inscrito pero se ha convertido en un habitual de los viajes. Ya le llaman el talismán y, durante la celebración, la plantilla fue especialmente cariñosa con él.